Posts By : admin

TÉCNICAS DE ESTUDIO
TÉCNICAS DE ESTUDIO
Están destinadas a mejorar el rendimiento y capacidad de aprendizaje:
  1. Subraya siempre.
La más conocida y simple consiste en destacar, con un rotulador o bien un lápiz, la parte del temario más importante. Esto no quiere decir eliminar información sino sintetizarla, separar lo importante de aquello que tiene menos contenido. Además podemos usar distintos colores si lo preferimos, así nos resultará más fácil organizar la lectura. Primero debemos leer el texto globalmente para extraer su sentido y posteriormente subrayar lo más relevante para después continuar con el estudio.
  1. Haz tus propios apuntes.
Otra técnica muy habitual junto con subrayar es realizar apuntes. Consiste en resumir el texto extrayendo lo más importante, anotando todas las partes clave. Podemos utilizar nuestro propio lenguaje de forma que así resultara más fácil el entendimiento de lo que hemos apuntado. Puedes usar lápiz y papel o un ordenador.
  1. Realiza un esquema.
Organiza y sintetiza las ideas creando un gráfico o mapa visual. Nos ayudará a administrar mejor el tiempo que invertimos en el estudio y a asentar nuestras ideas eficazmente. Además, permite acceder a algunos datos de forma rápida. El objetivo de los esquemas es ver de manera ordenada y jerárquica todo el contenido que se ha de estudiar, de manera que sea necesario seleccionar las ideas importantes de forma cuidadosa. Una vez seleccionadas, debemos realizar relaciones casuales entre los distintos conceptos (emplea flechas, cuadrados, círculos…). Cuanto más visual más fácil será recordarlo.
  1. Dibuja.
Asociar conceptos con dibujos facilita la memorización, especialmente en las personas con buena memoria visual. Es una gran idea para la mayoría de asignaturas y un método mnemotécnico genial. Además puedes complementar estas imágenes junto con tu esquema antes mencionado, esto multiplicará tu capacidad de asimilación a la hora de estudiar.

CONTACTE CON NOSOTROS, PODEMOS AYUDARLE

CONDICIONES PARA EL ESTUDIO
CONDICIONES PARA EL ESTUDIO
Lo ideal es reservar un lugar fijo para estudiar con las siguientes condiciones básicas:
  • Espacio tranquilo y silencioso y correctamente iluminado.
  • Evitar que en la habitación o lugar de estudio haya objetos que distraigan o molesten (fuera ordenadores, móviles, tablets,tv…)
  • Tener un escritorio ordenado y con todo el material necesario a mano.
  • El asiento debe ser cómodo y correcto, para evitar dañar la espalda.
  • La temperatura de la habitación debe estar en torno a los 20 grados y encontrarse siempre correctamente ventilada
Planificación Es importante organizar sesiones de estudios diarias, al menos de lunes a viernes y de una duración de unas 2 horas. Recomendaciones :
  • Realiza descansos de unos 5 minutos cada ¾ de hora de estudio.
  • Tratar de estudiar siempre a la misma hora, siendo recomendable no hacerlo inmediatamente después de comer o cenar.
  • Alternar estudio y descanso.
  • Distribuir  el tiempo entre las materias a estudiar.
  • Antes de empezar a estudiar, preparar concienzudamente el material necesario.
  • Llevar un control de asignaturas y deberes mediante el uso diario de una agenda.
Realiza un plan de estudio Es imprescindible organizarse a través de un plan de estudio. Habitualmente, muchos estudiantes no tienen esto en cuenta cometiendo un error. Crear un calendario de estudio teniendo presente los objetivos previamente marcados y la disposición de tiempo. Por decirlo de alguna manera es una forma de administrarse. De igual manera que un alpinista no asciende de un tirón el Everest, debes establecer tus campos base y determinar objetivos concretos en un plazo para así finalmente llegar a la meta. Este es el primer paso y la clave para tener éxito en cualquier materia.

CONTACTE CON NOSOTROS, PODEMOS AYUDARLE

Psicomotricidad infantil
Beneficios de la psicomotricidad para los niños

Psicomotricidad Infantil

La psicomotricidad es una técnica que ayuda a niños y bebés a dominar de una forma sana su movimiento corporal, mejorando su relación y comunicación con los demás. Tiene como principal ventaja que favorece la salud física y psíquica del niño. Existen multitud de talleres donde tratan de estimular la coordinación motriz y psicomotriz con técnicas particulares para cada niño. La psicomotricidad está dirigida a todos los niños y niñas hasta los 7 años.

Qué aporta la psicomotricidad a los niños

La psicomotricidad está especialmente recomendanda para los niños que presentan hiperactividad, déficit de atención y/o concentración y dificultades de integración en el colegio.

Los ejercicios de psicomotricidad permiten al niño explorar e investigar, superar y transformar situaciones de conflicto, enfrentarse a las limitaciones, relacionarse con los demás, conocer y oponerse a sus miedos, proyectar sus fantasías, vivir sus sueños, desarrollar la iniciativa propia, asumir roles, disfrutar del juego en grupo y expresarse con libertad.

Entre los beneficios asociados a la psicomotricidad en niños y niñas:

  • Conciencia del propio cuerpo parado o en movimiento.
  • Dominio del equilibrio.
  • Control de las diversas coordinaciones motoras.
  • Control de la respiración.
  • Orientación del espacio corporal.
  • Adaptación al mundo exterior.
  • Mejora de la creatividad y la expresión de una forma general.
  • Desarrollo del ritmo.
  • Mejora de la memoria.
  • Dominio de los planos horizontal y vertical.
  • Nociones de intensidad, tamaño y situación.
  • Discriminación de colores, formas y tamaños.
  • Nociones de situación y orientación.
  • Organización del espacio y del tiempo.

Cómo se realiza la psicomotricidad con los niños

La psicomotricidad es una técnica que, a través de ejercicios corporales, trata de potenciar, instaurar y/o reeducar la globalidad de la persona, aspectos motores, cognitivos y afectivos.

A través de la psicomotricidad se pretende que el niño, mientras se divierte, desarrolle y perfeccione todas sus habilidades motrices básicas y específicas, potencie la socialización con personas de su misma edad y fomente la creatividad, la concentración y la relajación.

CONTACTE CON NOSOTROS, PODEMOS AYUDARLE

psicología infantil
Importancia del juego en el desarrollo infantil

Importancia del juego en el desarrollo infantil

La infancia, el juego y el juguete guardan entre sí una estrecha relación. Surgen al unísono en el devenir evolutivo del hombre, y van a caracterizar la primera fase de preparación para la acción productiva que los niños han de tener cuando alcancen la edad adulta.

El desarrollo del niño a través del juego

Se dice que para conseguir campeones hay que trabajar desde edades muy tempranas y de hecho esto se puede aplicar incluso a antes del nacimiento del niño. A parte del condicionante genético heredado, es de suma importancia que la madre lleve una vida sana El niño nada en el líquido amniótico y de hecho un niño de veinticuatro horas puede nadar, pasado este tiempo el niño comienza a experimentar el miedo por lo que se hunde perdiendo su capacidad natatoria. Por lo tanto la natación es el ejercicio potencial primero del niño.

A los seis meses: El niño es capaz de mantenerse sentado y posteriormente podrá levantarse, este es un ejercicio que tonifica las estructuras musculares. Con un año de edad 5 y gracias al proceso de crecimiento de la masa encefálica y de la mielinización de sus fibras nerviosas, el niño adquiere tres nuevas actividades, andar, hablar y masticar. A los dos años de edad: aparece el juego espontáneo en el marco familiar y suele ser individual, pero no deja de ser vital. El niño juega con lo que tiene a su alcance y donde esté. Pese a la espontaneidad de estos juegos pueden tener una finalidad dirigida para favorecer el desarrollo de la inteligencia y de la adaptación. En este año se perfecciona el hablar y andar. A los tres años de edad: se produce una importante actividad física la cual se debe dejar interrumpir de forma voluntaria. El niño tiende a repetir lo aprendido hasta conseguir su dominio. Más tarde y tras incorporar el nuevo aprendizaje al sistema psicomotor, lo emplea en nuevas combinaciones más complejas.

Beneficios del juego

  • Satisface las necesidades básicas de ejercicio físico
  • Es una vía excelente para expresar y realizar sus deseos
  • La imaginación del juego facilita el posicionamiento moral y maduración de ideas
  • Es un canal de expresión y descarga de sentimientos, positivos y negativos, ayudando al equilibrio emocional
  • Con los juegos de imitación está ensayando y ejercitándose para la vida de adulto
  • Cuando juega con otros niños y niñas se socializa y gesta sus futuras habilidades sociales
  • El juego es un canal para conocer los comportamientos del niño y así poder encauzar o premiar hábitos.
  • Es muy importante participar en el juego con ellos

Psicomotricidad y juego

La psicomotricidad infantil es un elemento muy importante en el desarrollo de los niños ya que sienta las bases para la adquisición de posteriores aprendizajes.

La psicomotricidad se puede desarrollar a través de juegos al aire libre o en lugares cerrados. Es necesaria para la adquisición de habilidades básicas como: lectura, escritura y cálculo. Muchas actividades cotidianas en los juegos de los niños como moverse, correr, saltar,… desarrollan la psicomotricidad. Además mediante este tipo de juegos los niños van conociendo tanto su cuerpo como el mundo que le rodea.

Mediante los juegos de movimiento, los niños, además de desarrollarse físicamente, aprenden ciertos conceptos como derecha, izquierda, delante, detrás, arriba, abajo, cercas, 6

lejos, que les ayudarán a orientarse en el espacio y a ajustar más sus movimientos. Juegos que favorecen el desarrollo de la psicomotricidad Montarse en triciclos, bicicletas, patinar, o andar con monopatines, saltar a la comba, realizar marchas, carreras, saltos, pisar una línea en el suelo, juegos con balones, pelotas, raquetas, aros, juegos de hacer puntería: meter goles, encestar, bolos y jugar a la carretilla, volteretas, piruetas, zancos, etc. Los juegos de movimiento, pueden ser utilizados como una preparación importante para el aprendizaje ya que favorecen la psicomotricidad, coordinación, equilibrio, orientación en el espacio y tiempo, aspectos claves para todo el aprendizaje posterior.

CONTACTE CON NOSOTROS, PODEMOS AYUDARLE

Psicólogo experto en conflictos de pareja
Antoni Bolinches Psicólogo experto en conflictos de pareja y crecimiento personal.

Antoni Bolinches

Psicólogo experto en conflictos de pareja y crecimiento personal, y autor de ‘Amor al segundo intento’

Si crees que tu relación sentimental ‘hace aguas’ y quieres arreglarlo, o bien quieres saber cómo puedes superar una ruptura, Antoni Bolinches, psicólogo experto en conflictos de pareja, te ofrece las pautas para ser feliz en el amor.

“Más que buscar a la pareja perfecta, es mejor que seamos nosotros los que nos perfeccionemos para convertirnos en sujetos amorosos deseables”

La convivencia, los celos, la saturación o la rutina pueden poner en riesgo el presente o el futuro de tu relación, sin embargo, la pareja debe hacer frente a las adversidades, evolucionar y aprender de sus errores. Esta es la principal idea que quiere transmitir Antoni Bolinches, psicólogo clínico experto en el abordaje de los conflictos de pareja y en terapias de crecimiento personal, y autor de diversos títulos sobre el tema, como El nuevo arte de enamorar (Ed. Amat, 2018) o Sexo Sabio: cómo mantener el interés sexual en la pareja estable (Ed. Debolsillo, 2017). En la edición actualizada de su libro Amor al segundo intento (Ed. Urano, 2019) este terapeuta –que en la actualidad es Vicepresidente de la Sociedad Catalana de Sexología– ofrece las claves para resolver las situaciones de crisis que se pueden producir en una relación sentimental, o para superar el sufrimiento amoroso tras una ruptura, gracias a la autocrítica sana y a la superación personal, que nos permitirán encontrar la felicidad en una relación porque, en palabras del autor: “la felicidad de la pareja tiene tres grandes secretos: aprender a elegir, aprender a construir y aprender a corregir”.

¿Todos los problemas de pareja tienen solución? ¿Cuáles son los que más te encuentras en tu consulta?

Evidentemente. Lo que ocurre es que la solución no siempre sirve para conciliar a la pareja. De hecho, hay parejas en las que la única solución acertada es que dejen de serlo. Respecto a los problemas que más llegan a mi consulta podría decir que son las infidelidades, los enamoramientos alternativos, los celos y la saturación convivencial.

En tu libro dices que las parejas como relación están en crisis. ¿Por qué crees que esto es así?

Las razones son amplias y complejas. Aunque para precisar la respuesta quizá cabe matizar la pregunta. De hecho, lo que está en crisis no es la pareja, sino la pareja estable de larga duración. Hoy en día se crean y rompen parejas tan a la ligera que nos hemos instalado en un modelo sociológico de monogamia sucesiva en la que la mayoría de las personas convivirán a lo largo de su vida con tres, cuatro o cinco parejas.

“Propongo elegir y gestionar mejor para que la pareja no se convierta en un incentivo transitorio que debemos cambiar cada X años, sino en la base de un amor estable y duradero”

Lo que yo propongo es elegir mejor y gestionar mejor, para que la pareja no se convierta en un incentivo transitorio que debemos cambiar cada X años, sino en la base de un amor estable y duradero.

Esa ligereza a la hora de romper la pareja ¿a qué se debe? ¿Se tira la toalla demasiado pronto sin buscar una posible solución?

Pues sí. Acabas de resumir perfectamente el actual escenario de las relaciones amorosas que se producen en la actualidad. Por eso, utilizando la metáfora de la toalla, yo siempre digo que soy más partidario de primero sudarla y luego, en todo caso, tirarla después de haber intentado salvar la relación. Aunque eso solo es válido en parejas consolidadas en la que ambas partes consideran que vale la pena intentarlo.

¿Cómo debemos elegir una pareja? ¿Con la cabeza o con el corazón?

La pregunta importante no es cómo debemos’ sino cómo podemos elegir a una pareja. De jóvenes lo habitual es escoger con el corazón en un sentido metafórico, porque más que el corazón lo que realmente elige en estos casos es la necesidad sexual, la circunstancia situacional y el atractivo físico de la otra persona. Solo con el paso de los años, y si hemos madurado lo suficiente, podemos elegir a la vez con la cabeza y el corazón o, diciéndolo de forma más práctica, eligiendo las personas que nos gustan del grupo de las personas que nos convienen.

Antes de tirar la toalla con la pareja, yo soy más partidario de primero sudarla y luego, en todo caso, tirarla después de haber intentado salvar la relación

La única manera eficaz de encontrar parejas perfectas es mejorarnos nosotros mismos. Por eso, más que buscar a la pareja adecuada, es mejor que seamos nosotros los que nos perfeccionemos para convertirnos en sujetos amorosos deseables. De hecho, una de las principales ideas-fuerza de todos mis libros relacionados con el amor es que “el arte de enamorar es el arte de mejorar”.

Y una vez que ya se está enamorado, ¿cuáles son los factores que determinan un correcto funcionamiento de la pareja?

Inicialmente son cuatro los pilares fundamentales que hacen que la pareja funcione como tal, y son el buen acoplamiento sexual, unos caracteres compatibles, una escala de valores sintónica y un proyecto de vida convergente.

Tanto los hombres como las mujeres pueden cometer infidelidades esporádico-situacionales, sin que ello signifique que hayan dejado de querer a sus parejas

Con el tiempo, además, es necesario tener una madurez suficiente para ir gestionando correctamente los problemas inherentes que ocurren en toda convivencia estable.

Infidelidad, celos y segundas oportunidades

¿Crees que la infidelidad está en auge? ¿Se es infiel porque realmente no se quiere a la pareja?

La infidelidad siempre ha existido, aunque es nuestro modelo de sociedad el que la ha expandido hasta el punto actual, porque en ella coinciden tres circunstancias facilitadoras, que son: mucha libertad sexual, una dinámica social abierta con redes sociales que facilitan los contactos entre personas desconocidas, y una escala de la felicidad en la que se confunde la cantidad con la calidad.

Mejorando la autoestima pueden superarse los celos excesivos y los injustificados

No forzosamente se tiene que dejar de querer para ser infiel a la otra persona. En el libro hablo de las distintas motivaciones de la infidelidad y de las distintas circunstancias que la propician, como la necesidad sexual, la autoafirmación, la búsqueda de atención, la venganza o la carencia afectiva. Pero, para concretar la respuesta, puedo afirmar que tanto los hombres como las mujeres pueden cometer infidelidades esporádico-situacionales sin que ello signifique que hayan dejado de querer a sus parejas.

¿Se pueden superar los celos? ¿Es posible perdonar una infidelidad de la pareja sentimental sin luego echarlo en cara a la mínima discusión?

Evidentemente se pueden superar los celos. Además, las celotipias tratadas terapéuticamente suelen tener buen pronóstico, porque los celos no se producen solo porque existe una conducta agraviante, sino también porque quien los padece tiene problemas en su autoestima. Por tanto, mejorando esta autoestima pueden superarse los celos excesivos y los injustificados.

Una tercera parte de las parejas que han sufrido una infidelidad son capaces de superar la crisis y fortalecer su vínculo

En cuanto a perdonar una infidelidad sin echar en cara, creo que es posible, pero no es frecuente. De hecho, una tercera parte de las parejas que han sufrido una infidelidad son capaces de superar la crisis y fortalecer el vínculo, pero el resto no. Todo depende de su capacidad respectiva de perdonar y de hacerse perdonar. Un dato relevante al respecto es que las personas más maduras son más capaces de perdonar, y que perdonando se hacen más maduras.

En caso de que no haya vuelta atrás, ¿cómo se debe llevar a cabo una buena separación?

En mi método de intervención propongo una variante menos ansiógena y más reversible que la separación definitiva, a la que he puesto por nombre ‘separación cautelar’. Se trata de un cese provisional de la convivencia en el que las partes viven en singular y se dedican a poner en orden sus sentimientos. De esa manera deciden reflexivamente hasta qué punto deben pactar una separación definitiva o todavía están en condiciones de concederse una segunda oportunidad. En ambos supuestos el tiempo dedicado al trabajo interior siempre hace que la decisión que adopten pueda gestionarse de manera más constructiva.

Las segundas oportunidades siempre son buenas porque posibilitan un aprendizaje vital

Entonces, se puede decir que eres partidario de las separaciones temporales y de las segundas oportunidades…

Completamente. No solo soy partidario, sino que en muchos casos suelo recomendarlas por el efecto benéfico que producen en la distensión del conflicto de la pareja. Lo que ocurre es que ese ‘darse un tiempo’, para que sea clarificador, debe estar sujeto a unas normas que son las que la convierten en la separación cautelar a la que me he referido en la respuesta anterior.

Las segundas oportunidades siempre son buenas porque posibilitan un aprendizaje vital. El problema es que para que funcionen deben darse tres condiciones que no siempre son coincidentes en los dos miembros de la pareja. La primera es que exista un acuerdo sobre los problemas a resolver, la segunda, que todavía tengan ilusión por compartir una convivencia juntos, y la tercera que ambos estén más dispuestos a aportar que a pedir.

Claves para superar un fracaso amoroso y cuándo pedir ayuda

¿Los fracasos sentimentales se producen por mala suerte, o porque no sabemos elegir bien?

Buena pregunta, pero difícil de contestar. De hecho, es una cuestión que trataré en un próximo libro, aunque ya te anticipo que la mala suerte solo puede estar presente en las relaciones de juventud. A partir de cierta edad, y si la persona aprende de los fracasos anteriores, queda habilitada para los éxitos posteriores.

Quien tras dos o tres convivencias sigue quejándose de su mala suerte seguramente indica que su ‘mala suerte’ consiste en no saber elegir

Quien después de dos o tres convivencias sigue quejándose de su mala suerte seguramente indica que su ‘mala suerte’ consiste en no saber elegir.

En el caso de que no haya una segunda oportunidad y se siga enamorado/a de la otra persona, ¿cómo se puede superar un fracaso amoroso y cuándo se debe acudir a terapia?

Para superar un fracaso amoroso se necesita un tiempo, una actitud y un método. El tiempo necesario para hacerlo suele ser entre seis meses y un año, pero eso depende de la actitud y del método. Si ambas cosas son adecuadas no solo se supera el fracaso amoroso, sino que la persona sale fortalecida del proceso.

En cuanto a la búsqueda de ayuda profesional, yo suelo dar dos referentes al respecto, primero, se debe optar por terapia de pareja cuando el propio implicado lo crea necesario y segundo, cuando varias personas que lo conocen, ante la situación que está viviendo, se lo recomiendan.

Noticia extradida de webconsultas.com
ESTIMULACIÓN COGNITIVA
PAUTAS PARA LA ESTIMULACIÓN COGNITIVA

PAUTAS PARA LA ESTIMULACIÓN COGNITIVA

La terapia de estimulación cognitiva, es una medida de tratamiento para personas con deterioro cognitivo leve a moderado. Tiene como objetivo estimular la participación activa de pacientes con afectaciones cognitivas en un ambiente de aprendizaje; ésta se puede practicar en grupo, favoreciendo la interacción social, pero también es posible individualizarla acompañada de la familia y/o cuidador.

El objetivo de este post es ofrecer algunas pautas que sirvan de guía estructurada de las estrategias de estimulación cognitiva, recomendaciones generales y ejercicios prácticos, todo ello orientado a mejorar la calidad de vida y fomentar la autonomía de la persona con deterioro.

Relaciones sociales:

  • Evitar el aislamiento social.
  • Participar en actividades sociales: reuniones y eventos familiares, actividades con amigos. Fomentar la integración en las conversaciones.
  • Preferiblemente estar en pequeños grupos (2 o 3 personas), en los que se hable despacio, en voz alta, sin gritos.
  • Dar mensajes de forma sencilla sin detalles excesivos o superfluos que dificulten la compresión general del mismo.
  • Hablar con familiares y amigos de experiencias de la propia vida, que le resulten interesantes y reconozca como propios.
  • Que pregunte o comente los recuerdos propios que le ayuden a tener una convivencia familiar en temas de interés común y le permita recuperar recuerdos confusos o vagos para completar las vivencias.

Agenda como ayuda externa:

La agenda funciona como una memoria externa y permite participar de forma eficiente en actividades que aún se pueden o se tienen que realizar día a día. Se recomienda una agenda en papel y lápiz ya que resulta más familiar y fácil de manejar. Se utiliza también como forma de orientarse, es importante que se vea con calidad el día de la semana, del mes, y el año en que nos encontramos. Subrayarlo o destacarlo de una forma si es necesario.

  • Escribir 2 o 3 actividades del día, un ejemplo podría ser, ir al supermercado, dar un paseo por la playa, una cita médica… Cosas rutinarias que haga habitualmente.
  • Subrayar las horas o los datos más importantes de cada cita.
  • Haga que marque las actividades conforme se van realizando. Aquellas que no se realizaron, prográmelas en el día que se puedan hacer.
  • Resulta importante situar la agenda en un lugar estratégico de la casa, siempre a su alcance y en el mismo lugar. Se recomienda dirigirle a la agenda siempre que tenga dudas sobre aquello que debe hacer o el día en que se encuentra. Importante que sea el mismo quien haga la búsqueda en la agenda pero siempre guiado por otra persona para facilitarle la orientación.

Orientación, sugerencias para la vida diaria:

  • Coloque calendario y reloj a la vista, revise a diario la fecha y hora. Marque en el calendario las festividades importantes de cada mes (cumpleaños, días festivos, viajes) y revise con él todos los días que faltan para llegar a ellos.
  • Tenga un reloj a mano, sencillo con manecillas movibles y practique con el paciente, marcando la hora y los minutos.

Atención, sugerencias para la vida diaria:

  • Solicitarle que haga tareas sencillas como coger de la nevera o de la despensa los ingredientes necesarios para hacer una receta sencilla. No se le deben pedir varias cosas a la vez.
  • Hacer que busque algún objeto que resulte necesario en un determinado momento (llaves, monedero…), y que mantenga en voz alta a modo autoinstrucciones lo que está buscando, ejemplo: voy a por las llaves, las llaves, las llaves…
  • Haga que busque y señale cambios en el vecindario, carteles que antes no estaban, construcciones, calles cortadas, etcétera
  • Motívelo a que busque puntos de referencia que indiquen el lugar al que se dirige.
  • Insístale que cada vez que vaya a un lugar nuevo, identifique, observe y ponga atención a los detalles.
  • Insista que realice cálculos mentales sencillos  cuando vaya al supermercado,  como anotar cuánto costó cada producto, y hacer un cálculo aproximado de lo que se debe pagar.
  • En la medida de lo posible intente que sea él quien pague, para tratar así de mantener el valor de las cantidades. Se puede practicar en casa en situaciones ficticias pero con dinero real.

Memoria, sugerencias para la vida diaria:

  • Escribir la lista del supermercado y, al ir de compras, intente recordar alguno de los elementos. Hacer que revise la lista antes de pagar y verifique si faltó algo.
  • Haga que siga a diario los informativos de la radio, televisión o periódico y que los comente con familiares o acompañantes.
  • Elegir alguna noticia interesante y de actualidad, si tiene impacto emocional mejor, y trabajarla con él. Resumírsela, destacar lo importante, preguntarle su opinión al respecto o qué le ha parecido.
  • Al hacer una terea cotidiana, como ir al supermercado habitual, pedirle que nos explique mentalmente como sería el recorrido.
  • Si se encuentra con personas conocidas, preguntarle después acerca de ellas. De qué las conoce, qué tipo de relación les une…

Funciones ejecutivas (organización, planificación, toma de decisiones), sugerencias para la vida diaria:

Las funciones ejecutivas son muy importantes para la ejecución de la mayor parte de las actividades diarias, principalmente las que involucran la creación de planes, la toma de decisiones, la solución de problemas, el autocontrol y la  regulación de nuestra forma de actuar en función de objetivos propios.

  • Proponga que haga una lista de actividades por realizar; que organice sus actividades diarias en relación al: Tiempo. Que anote en su agenda las actividades que debe realizar con base en la hora. (Ejemplo. 8:00 desayuno, 10:00 cita médica, etcétera.) Distancia. Haga que anote el orden en que va a ir realizando sus actividades iniciando por el más cercano y terminando con el más lejano (ejemplo: 1º ir al banco, 2º mercado, 3º dar un paseo por la playa, etcétera).Complejidad. Proponga que realice primero las actividades que se le hagan más sencillas, dejando para el final las que tengan mayor dificultad, si así lo requiere.
  • Si va a trasladarse de un lugar a otro, intentar que trace mentalmente un mapa mental que le permita identificar por dónde pasar y cómo llegar con facilidad.

RECOMENDACIONES FINALES

  • Establecer rutinas, realizando las actividades de la vida diaria de una manera ordenada y precisa estableciendo horarios, espacios y personas con las que se realizan esas actividades.
  • Mantener la independencia y autonomía de la persona el mayor tiempo posible. En la medida de lo posible tratar a la persona de la misma manera que lo hacía antes de la enfermedad.
  • Evitar discusiones. Sólo causarán confusión y tensión. Evitar llamarle la atención por algún fracaso y mantenga la calma.
  • Simplifique las tareas.
  • Conservar el buen humor. Ríase con la persona con la enfermedad pero no de ella.
  • Estimule la salud física.
  • Mantenga la comunicación con él.

CONTACTE CON NOSOTROS, PODEMOS AYUDARLE

SUPERAR RUPTURA AMOROSA
PAUTAS PARA SUPERAR UNA RUPTURA

PAUTAS PARA SUPERAR RUPTURA AMOROSA

Las rupturas amorosas son experiencias por las que seguramente pasamos o hemos pasado todas las personas. Se trata así mismo de experiencias que pueden provocar mucho malestar, al menos para alguna de las partes involucradas. ¿Cómo podemos superar dicho malestar? Aunque es una pregunta compleja, ya que en gran medida depende de los recursos emocionales de cada persona, y de la historia de cada pareja, en este artículo veremos algunas estrategias útiles para manejar y SUPERAR RUPTURA AMOROSA.

¿Por qué son difíciles las rupturas amorosas?

SUPERAR RUPTURA AMOROSA – Es normal que cuando llega el momento de cerrar algún ciclo, por ejemplo, cuando nos tenemos que despedir de algo o alguien, nos lleguen muchas sensaciones poco agradables. Tristeza, angustia, miedo, ansiedad, enojo son algunas de las más comunes. Estas últimas se presentan sobre todo cuando el ciclo ha sido cerrado por parte de alguien más, es decir, cuando nos ha tocado aceptar una decisión que no del todo compartimos. A pesar de que, como hemos dicho, se trata de una experiencia bastante común, lo que es también común es no saber cómo afrontarla. Esto es normal, porque estamos normalmente acostumbrados a evitar las sensaciones negativas y las circunstancias que nos provocan malestar. No obstante, creer que podemos evitarlas por completo tiene como consecuencia que difícilmente aprendemos a tolerar dichas circunstancias y las emociones que las acompañan. Si además tomamos en cuenta que estamos frecuentemente socializados bajo la lógica del amor romántico, donde prevalece la idea de que el amor es sufrimiento; el proceso de pasar por una ruptura se complica. Así mismo, y en tanto que ruptura, este es un proceso que implica una experiencia de duelo, en donde frecuentemente pasamos por de la etapa de negar el cierre, a la de enojarnos y buscar culpables, para finalmente a aceptarlo. Pero, ¿cómo podemos pasar más fácilmente de la negación a la aceptación?
  • Quizás te interese: “¿Cómo saber cuándo ir a terapia de pareja? 5 razones de peso”

8 claves para manejar y superar una ruptura amorosa

Afortunadamente hay varias cosas que podemos hacer, aun cuando el momento difícil ya está ocurriendo. Algunas de estas cosas pueden acomodarse a unas personas, y no a otras. Es decir, no funcionan igual para todos; se trata de probarlas y encontrar comodidad de acuerdo con nuestros propios procesos. Dicho esto, a continuación explicamos 7 claves que pueden ser útiles para manejar y superar una ruptura amorosa.

1. Busca tu red de apoyo

Tanto en el caso de una ruptura amorosa como en cualquier proceso de duelo, es muy importante tener una red de apoyo, es decir, personas que acompañen y escuchen nuestros momentos difíciles y nos ayuden a compensar la sensación de pérdida o de soledad. Pueden ser familiares o amigos y generalmente se trata de personas que también han acompañado el proceso de enamoramiento, aunque no necesariamente. Suele pasar que cuando nos enganchamos en el amor romántico tomamos distancia con nuestras redes de apoyo, con lo cual es a veces complicado regresar a buscarlas una vez terminada la relación. Es complicado porque implica entre otras cosas asumir nuestra vulnerabilidad y también aceptar si nos hemos equivocado. No obstante, el regreso a la familia y los amigos puede ser un paso importante para pasar por el proceso de duelo más fácilmente.

2. Realiza cambios significativos

También es común que cuando estamos en una relación de pareja acumulemos objetos, regalos, fotos, recuerdos, entre una serie de elementos materiales que simbolizan la relación y el vínculo afectivo. En tanto que se trata de objetos que significan cosas importantes para nosotros, se trata también de cosas que nos pueden alargar el proceso de negación y de enojo, y por lo mismo nos complican llegar al proceso de aceptación. Es importante entonces tomar un tiempo de distancia con esos objetos. Esta distancia puede traducirse en deshacernos de ellas, pero también puede traducirse en cambiaras de lugar o guardarlas por un momento. Hay que tomar en cuenta que deshacerse de ellas provocará sensaciones desagradables, por lo que puede ser mejor realizar esto poco a poco. Es decir, deshacernos de una cosa a la vez, o empezar por moverlas de lugar, luego guardarlas y finalmente tirarlas; o no, según cómo nos sintamos en nuestro proceso.
  • Quizás te interese: “Cómo cerrar un ciclo emocional, en 6 pasos”

3. Crea nuevos hábitos

Relacionado con lo anterior, es común que al estar en una relación de pareja creemos nuevos pasatiempos, nuevos gustos e incluso nuevos intereses. Desprenderse de todo eso es difícil porque se trata de actividades que interiorizamos y que ponemos en práctica cotidianamente. El desprendimiento implica entonces realizar cambios fuertes, que definitivamente no pueden ocurrir de una día para otro. Es importante no dejar de mantenernos activos y de buscar cosas nuevas que hacer, aún cuando el ciclo de pareja ya haya terminado.

4. Recuperar viejos pasatiempos

No necesariamente tenemos que crear hábitos nuevos. Funciona también el recuperar los hábitos que teníamos antes de estar en la relación de pareja. Si funciona o no depende en gran medida de cuánto tiempo ha durado la relación, y de qué tanto hemos cambiado en el transcurso de ésta. No obstante, puede ser un buen ejercicio el pensar en retrospectiva y tratar de recordar las actividades que disfrutamos antes de iniciar la relación, así como intentar acercarnos a esas actividades. Es decir, explorar un poco y ver qué podemos volver a disfrutar y qué no.

5. Respeta las decisiones

Mientras estamos en el proceso de negación y en transición hacia la aceptación es común que intentemos hacer lo que sea necesario para “recuperar” la relación. Suele pasar esto especialmente si no hemos sido nosotros los que hemos tomado la decisión. Así pues, es frecuente que nos empeñemos en hacer por posible para que la otra persona “se enamore de nuevo”, o en otras palabras, caemos fácilmente en la lógica de “luchar por amor”. Aquí es importante no confundir “recuperar” o “enamorar” con “acosar”. Y tampoco confundir “amor” con “posesión”, “presión” u “obligación”. Aunque el proceso de duele puede ser muy difícil de aceptar, es importante respetar los cierres y las decisiones que se han tomado.

6. Practicar la tolerancia a la frustración

Hay que asumir que las relaciones y los vínculos afectivos conllevan el riesgo de sentir malestar. No podemos culpar a otros de ese malestar, es común que mientras estamos en el proceso de aceptar el fin del ciclo busquemos la responsabilidad en la otra persona, tanto de haber terminado como de hacernos sufrir o de aliviar ese sufrimiento. Para poder llegar a la aceptación hay que tomar responsabilidad sobre nuestro propio malestar e intentar buscar alternativas y herramientas más allá de la persona con la que hemos compartido una relación.

7. Escribe cómo te sientes

Algo más específico que puede funcionar a algunas personas para cerrar su proceso es despedirse escribiendo una texto a quien han tenido que dejar. Dado que muchas veces es difícil decir lo que sentimos, pero no porque sea difícil dejamos de sentirlo, una medida posible para desprendernos es escribirlo. Esto puede ser en formato de una carta de despedida, que puede ser o no entregada a la otra persona, o puede ser simplemente un texto que nos permita expresar emociones que a veces no reconocemos si sólo las pensamos o si sólo intentamos hablarlas.

8. Toma tu tiempo

Es importante recordar que procesar una pérdida o fin de ciclo requiere un tiempo. Por la misma razón no es necesario presionarnos a superar estos cambios de un dia para otro. Algunas personas pueden tomar un día y otras pueden tomar muchos más. Muchas veces ese proceso se alarga y se vuelve más tormentoso cuando tenemos la idea de que ya hemos pasado varios días y seguimos en la misma situación. Esto no significa que no tomemos responsabilidad sobre nosotros mismos, pero sí quiere decir que cuando hemos vivido una experiencia tan significativa, es normal que nos tome un tiempo también significativo el aprender a ver esa experiencia de una manera distinta.

PAUTAS PARA SUPERAR RUPTURA AMOROSA

CONTACTAR CON NOSOTROS AHORA!

 
PSICÓLOGOS GIJÓN INFIDELIDAD
Los once motivos que nos conducen a la infidelidad

Pese a que la diferencia entre estudios es importante, la mayoría coincide en apuntar que entre el 40 y el 50% de los adultos ha sido infiel alguna vez en su vida. La cifra varía según los países. En España la última encuesta del CIS, de 2008, apuntaba a que el 20% de los españoles, hombres y mujeres, habían tenido alguna relación sexual con alguien que no era su pareja, pero los sociólogos insisten en que la cifra debe ser a la fuerza mucho mayor, y podría estar aumentando.

[La infidelidad en hombres y mujeres: cuáles son las diferencias reales]

Las nuevas tecnologías están acelerando la aparición de prácticas que no sabemos cómo calificarAunque Internet no hace que la inclinación que nos lleva a ser infieles aumente, sí es cierto que facilita su práctica. En los últimos años, de hecho, han proliferado los portales que ofrecen explícitamente servicios para tener relaciones extra-matrimoniales. Y están teniendo éxito. Además, las nuevas tecnologías están acelerando la aparición de prácticas hasta ahora desconocidas que no sabemos como calificar. ¿Se considera una infidelidad tener un encuentro de tono sexual a través de una webcam? ¿El consumo masivo de pornografía? ¿Flirtear con otra persona por chat?

¿Qué es exactamente ser infiel?

La definición de infidelidad no ha cambiado en absoluto con la llegada de Internet. Ser infiel, es simplemente, romper la confianza de la pareja cuando se mantienen secretos alejados de la intimidad conyugal. En definitiva, somos infieles a nuestra pareja cuando le mentimos de manera consciente y a sabiendas de que nuestro comportamiento no es el correcto.

Es conveniente hablar con la pareja sobre qué toleramos en nuestra relación y qué no Esteban Cañamares, psicólogo y sexólogo experto en relaciones de pareja, es claro al respecto: “Qué practicas son consideradas como una infidelidad y cuáles no, es algo que decide cada pareja, a través de unas normas, explícitas o implícitas, aceptadas al respecto”. El problema es que, muchas veces, estas “normas” no quedan claras y, en cualquier caso, Internet puede dar lugar a muchos malentendidos. “Es una pena”, explica Cañamares, “que muchas parejas no hablen abiertamente de esto, pues es conveniente saber hasta dónde puede llegar cada uno”.

La infidelidad, igual en hombres y mujeres

Al margen de las herramientas utilizadas para ser infiel, las razones por las que engañamos a nuestra pareja siguen siendo las mismas de siempre. “Lo que nos lleva a ser infiel”, explica Cañamares, “es siempre nuestro impulso natural al sexo”. En este sentido el psicólogo recuerda que el ser humano tiene “una programación contradictoria”, por un lado quiere una pareja estable para formar una familia, pero por otro quiere satisfacer todos sus deseos sexuales, que muchas veces incluyen a más de un sujeto.

No puede haber muchos hombres infieles si no hay mujeres para serloLo que sí parece claro, por mucho que haya ideas preconcebidas que insistan en lo contrario, es que los motivos que llevan al hombre a ser infiel son los mismos que los de las mujeres. Cañamares tiene una idea clara al respecto: “No puede haber muchos hombres infieles si no hay mujeres para serlo”.

PSICÓLOGOS GIJÓN INFIDELIDAD - TERAPIAS DE PAREJA EN GIJÓN
Young couple embracing and each of them text messaging on their own smart phone.

Los motivos para ser infiel parten de nuestros impulsos, pero son variados. Aunque cada caso tiene componentes específicos, en las consultas se repiten una y otra vez las mismas razones. Robert Weiss, uno de los más reputados psicoterapeutas estadounidense especialista en relaciones de pareja, ha elaborado, para la publicación Psych Central, una lista de los motivos psicológicos subyacentes en los casos de infidelidad que ha tratado a lo largo de 20 años de experiencia clínica que, en muchos casos, se pueden dar de manera simultánea.

Once razones para ser infiel

– La monogamia nunca ha sido aceptada. El sujeto nunca ha tenido la intención de ser monógamo. A pesar de haberse casado o haber aceptado un compromiso. Nunca ha querido tener sexo sólo con su pareja. El matrimonio, para él o ella, sería sólo un sacrificio hecho para mantener en el tiempo una relación que consideran satisfactoria. La monogamia para estas personas no es más que una molestia, algo a evitar, más que algo a mantener.

– Nuestra pareja no nos da lo suficiente. Se trata de una razón muy común para ser infiel. El sujeto encuentra que su pareja no le aporta el suficiente amor, el tiempo y la atención que considera adecuadas, y que sí reciben la familia del cónyuge, los niños o el trabajo. Muchas veces estas personas no son conscientes de sus necesidades emocionales, no lo hablan con su pareja y, finalmente, acaban siendo infieles.

– Creemos que el amor ha desaparecido. El sujeto infiel percibe erróneamente que el amor se ha acabado en la relación, porque ya no se da la intensidad sexual y romántica propia de los primeros pasos en una relación. La realidad es que, en las parejas sanas, a medida que pasa el tiempo el amor se transforma en mayor compromiso, intimidad y confianza.

– Existe un vacío emocional. Si la relación es insatisfactoria lo más normal es que, antes o después, uno de sus miembros acabe siendo infiel. Máxime si los problemas de la pareja hacen a una de las dos personas alejarse del resto de personas cercanas o amigos. El sexo y el romance se utilizan para llenar un vacío emocional.

– Sabemos que vamos a dejar a nuestra pareja, pero queremos tener a alguien en la recámara. Así de simple. Antes de enfrentar la realidad y decirle a nuestra pareja que para nosotros la relación ha terminado, buscamos a un suplente, para poder reemplazar a nuestro compañero en cuanto se haya tomado la decisión. Muchas veces esto se hace de manera inconsciente, pero se hace.

– Nos sentimos inseguros. La persona infiel se siente en inferioridad de condiciones respecto a su pareja: más viejo, más feo, con menos dinero… La infidelidad sirve para reafirmar su valor en el mercado amoroso, subir la autoestima al considerarse deseable. El problema es que las infidelidades causadas por este motivo no suelen ser meditadas, y el arrepentimiento está a la vuelta de la esquina.

– Nos aburrimos. Aunque la relación pueda ser en términos generales satisfactoria, en algún momento simplemente una de las partes se aburre y quiere probar algo especial. Encuentra un placer misterioso e intenso en una relación secreta.

– “Ojos que no ven, corazón que no siente”. Esto suele ir unido a cualquiera de los otros motivos. Pensamos que mientras no nos pillen no estamos haciendo daño a nadie. El problema es que, tarde o temprano, te acaban pillando.

– Queremos tomar represalias. Algunas personas engañan sólo como venganza por un comportamiento de su pareja que consideran injusto. Quizás como sospecha de una infidelidad de la otra parte, antes de comunicar nada, preferimos ser nosotros también infieles.

– Tenemos un trauma no resuelto. Según numerosos estudios, las personas que han sufrido en la infancia algún tipo de trauma como un abandono emocional, maltrato físico o abuso sexual son más propensas a ser infieles respecto a sus parejas. Tal como explica Cañamares, la fidelidad también se educa: “Se es más infiel si se han visto determinados comportamientos en el entorno familiar. No sólo infidelidades de tus padres, sino también con el resto de familiares o amistades”.

– Tenemos expectativas irracionales de lo que nuestro cónyuge debe ofrecer. Estas personas esperan que sus parejas les concedan todo lo que piden, y cumplan todas sus necesidades. Cuando sus parejas, inevitablemente, fallan, sienten que la infidelidad está justificada. En estos casos, tal como cuenta Cañamares, la educación también juega un papel esencial: “Los niños mimados son más propensos a ser infieles, pues no han aprendido a sobreponer sus deseos”.

PSICÓLOGOS GIJÓN INFIDELIDAD – TERAPIAS DE PAREJA EN GIJÓN

CONTACTAR CON NOSOTROS AHORA!

 

Psicolólogo infantil en Gijón
Psicología infantil para niños desde los tres hasta los ocho años

Psicólogo infantil en Gijón

La Psicología es una ciencia que trata el estudio y el análisis de la conducta y los procesos mentales de los individuos y de grupos humanos en distintas situaciones. Dentro de las muchas ramas en que se divide esta ciencia, encontramos la psicología clínica, que es la que se encarga de ayudar a las personas que tienen problemas en su vida que no saben solucionar solos o que sufren enfermedades mentales como depresión. Y, aunque nos parezca que la psicología es solo para mayores, lo cierto es que son muchos los niños que necesitan la ayuda de un psicólogo por diferentes causas.

Cualquier cambio en la vida de un niño puede afectar a su salud mental: la muerte de un familiar, un cambio de colegio, mudarse a otro barrio o a otra ciudad… provocando en el pequeño miedos, ansiedades, o incluso depresión. En estos casos, es necesario llevar al niño al psicólogo para niños, pero,

¿cómo saber si mi hijo necesita un psicólogo?

Saber cuándo llevar al niño al pediatra es más sencillo, ya que se le lleva cuando tiene fiebre, le duele la tripa o la garganta, tiene una erupción cutánea, vomita… pero saber cuándo llevarle al psicólogo puede ser más complicado. Estas son algunas señales que nos indican que es hora de llevar a nuestro hijo una consulta de psicología infantil:

  • Trastornos del sueño o alteraciones continuas como pesadillas, sonambulismo, insomnio…
  • Síntomas de estrés elevado como cambios en el comportamiento, falta de apetito, trastornos del sueño…
  • Síntomas como ansiedad como ataques de ansiedad, estrés, pánico, miedo irracional, pensamiento negativo, etc.
  • Tics o manías compulsivas como cerrar los ojos, guiñar un ojo, encender y apagar las luces, abrir y cerrar cajones, tirarse del pelo, etc.
  • Síntomas de depresión como tristeza continua, apatía, decaimiento, pensamientos negativos o incluso suicidas, etc.
  • Si ha sufrido algún problema en el colegio o en casa como muerte de un familiar, acoso escolar, maltrato físico, emocional o sexual…
  • Ante algún síntoma de trastorno neurológico o del aprendizaje como autismo, dislexia, TDAH, etc.
  • Si su comportamiento es muy agresivo y violento.
  • Si padece trastornos de alimentación como la anorexia o la bulimia.
  • Tras un cambio en la familia que el niño no pueda superar, como un divorcio o una mudanza.
  • Si el niño tiene problemas para relacionarse con los demás.
  • Síntomas de fobias o miedos irracionales que no consigue controlar.

¿Cómo le puede ayudar nuestro Psicólogo infantil en Gijón?

Lo primero que hará este profesional de la salud será hacer una evaluación y examen tanto del niño como de su familia para averiguar el problema que presenta. Así, además de hacerles diversas preguntas a todos sobre sus síntomas, señales y comportamiento, hará al niño una serie de pruebas adaptadas a su edad, como pedirle que dibujo algo (generalmente a su familia) o que realice alguna prueba sencilla psicológica como el Test de Rorschach (presentarle una serie de cartulinas con manchas de diferentes formas y preguntarle qué ve en ellas).

Una vez que el psicólogo en Gijón

ya sabe el problema (estrés, fobia, trauma, depresión, etc.), tiene que averiguar la causa, es decir, por qué el niño ha llegado a esa situación. Y, después, en base a todo eso, decidirá el tratamiento. Generalmente, cuando se trata de niños pequeños, hay que adaptar las sesiones a su madurez y sus capacidades comunicativas. Por eso, es normal usar el dibujo no solo para averiguar la causa del problema, sino también como tratamiento. Además, es necesario trabajar con los padres de forma individual y conjunta para que sepan cómo ayudar a su hijo a superar su problema.

Existen muchas terapias en psicología para niños: la terapia cognitivo-conductual (que es una de las más empleadas, aunque adaptada a los niños mediante juegos, analogías, dibujos…), la psicoterapia, la terapia conductual, etc. También es importante que el psicólogo esté especializado en el tratamiento de niños para que sepa cómo tratarles y hacerles sentir bien en la consulta de manera que se abran a él. Muchas veces es necesario que los padres estén delante para que se sientan más seguros.

Y, por supuesto, las sesiones tienen que ser más cortas, ya que los niños no mantienen la atención tanto tiempo como los adultos. Después de unas cuantas sesiones, el niño mejorará y se irá sintiendo mucho mejor. Es importante que te ocupes de su salud mental al igual que de la física para evitar que este tipo de enfermedades y trastornos puedan acarrear consecuencias graves y duraderas al pequeño.

Psicólogo infantil en Gijón

CONTACTA CON NOSOTROS

Es diciembre, pero seguimos con talleres.

La Neuropsicóloga del centro, Patricia Prendes, continúa con los talleres de Estimulación Cognitiva impartidos en la Asamblea Local de Cruz Roja de Gijón. Trabajamos por un objetivo, promover un envejecimiento activo y saludable, permitiendo que las capacidades se mantengan en las mejores condiciones el máximo tiempo posible.

Hace casi un año que empezamos con la iniciativa y no deja de sorprendernos la gran acogida que estamos teniendo, no podemos hacer otra cosa que agradecerlo desde aquí.

Continuamos trabajando para vosotoros!

buy active instagram followers buy facebook subscribers orlando seo

CENTRO DE PSICOLOGÍA
Su calidad de vida y su salud mental, nuestra razón de ser como psicólogos.
CONTACTO
COPcol
sanidadreg
Call Now ButtonLLÁMANOS TE PODEMOS AYUDAR