image ¿Qué nos lleva a ser infieles?

¿Bastan 66 días para cambiar un hábito?

La respuesta a esta pregunta reside en un concepto que cada día suena con más fuerza, la plasticidad cerebral. Cambiar de hábitos es posible gracias a esta capacidad de nuestro cerebro, que lo hace moldeable y nos permite aprender. Se va reconfigurando y adaptando, creando nuestro mapa cerebral. Pero tampoco nos engañemos, no vamos a levantarnos mañana siendo deportistas de élite, ni hablando ingles perfectamente; la actitud y la motivación juegan un papel clave en todo este proceso, gracias a nuestra experiencia en este tipo de terapias, en nuestro centro de psicólogos en Gijón te ayudaremos a cambiar de hábitos. Elegir un objetivo es el primer paso, después, la perseverancia y el propio interés por cambiar de costumbres ayuda al cerebro en este proceso de aprendizaje.

El origen del título del presente artículo se debe a un reciente estudio del autor Jane Wardle, del University College de Londres, que afirma que 66 días son suficientes para convertir una actividad en algo automático. Poner un límite temporal a este proceso aparentemente simple pero a la vez muy complejo es puramente anecdótico. No hay nada establecido en el variable mundo de los cambios de hábito, todo depende de las habilidades personales, variables psicológicas y de la propia personalidad. Analizar el coste-beneficio suele resultar muy útil a la vez que eficaz, porque, ¿qué son tres meses frente a toda una vida? Pero más que debatir el número de días, es una cuestión de voluntad, como todas las cosas que implican una transformación del tipo que sea.

El estudio va incluso más allá, y nos da unas claves para quitarnos esa espinita que siempre hemos tenido clavada, aprobar nuestra asignatura pendiente o incluso deshacernos de aquellas costumbres que tan poco nos gustan:

  1. Confecciona una lista. A partir de aquí prioriza y elige un objetivo, puede que muchas de las opciones sean tentadoras, pero antes de ponerte con varias a la vez, recuerda, no es posible abarcarlo todo.
  2. Reflexiona sobre la meta. ¿Qué quiero? ¿Por qué? ¿Para qué? Aclarar mentalmente estos puntos, y lo que es más importante aún, recordarlos, resulta clave en el proceso porque actúa como refuerzo.
  3. Hazle un espacio. Resérvale tiempo. Si no le buscas un hueco a aquello que no forma parte de tu vida acabarás postergándolo.
  4. Rodéate de todo lo necesario para alcanzar el objetivo deseado.
  5. Empieza ahora. El mejor día para empezar algo siempre es hoy.
  6. Sé disciplinado. Tomarse el hábito en serio, dedicarle nuestro valioso tiempo, convertirlo en una prioridad.
  7. Trasforma este nuevo hábito en tu filosofía de vida. Se trata de encajar algo nuevo en nuestra rutina diaria y así poder disfrutarlo, pero sin agobiarse ni martirizarse por no hacerlo un día. No olvides que la culpa es una emoción inútil, no hay que lamentarse porque en esto de los nuevos hábitos nunca es demasiado tarde. Antes de desistir recuerda: tenemos mañana, pasado, y toda la vida para poder practicarlo.

Centro de Psicología Clínica en Gijón

Related Posts
  • All
  • By Author
  • By Category

Comments are closed.

CENTRO DE PSICOLOGÍA
Su calidad de vida y su salud mental, nuestra razón de ser como psicólogos.
CONTACTO
COPcol
sanidadreg
Call Now ButtonLLÁMANOS TE PODEMOS AYUDAR